Anna Mae Bullock, simplemente lo mejor - Soledad Morillo Belloso

Anna Mae Bullock, simplemente lo mejor – Soledad Morillo Belloso

Por: Soledad Morillo Belloso

En una licuadora mental meta lo siguiente: Nazca en Tennessee el 26 de noviembre de 1939; tenga un padre abusador que golpea a su madre y quédese sin madre a los 13 años porque ella finalmente huye. A partes iguales, mezcle gospel, soul, rock, r&b; sea negra (perdón, afroamericana) que tiene una voz sin igual en los años 50 y 60 en el sur de Estados Unidos; súmele un embarazo imprevisto y el padre del niño que luego se esfuma; sea descubierta por un tipo que de música sabía mucho y cantaba muy bien, pero que no tenía ni un miligramo de decencia y escrúpulos; cásese con él, téngale hijos y críele los que ya él tenía, sin suficientes aportes para la manutención; sea una cantante que generaba aplausos pero que no recibía ni un centavo por sus actuaciones y grabaciones. Agregue que el hombre tenía la mano suelta y además andaba hundido en drogas y alcohol y una vida disipada. En la licuadora agregue un “ya basta”, y un escaparse del infierno en medio de una noche oscura. Y a seguir reinventarse, casi empezar de nuevo, y transformarse en una estrella fulgurante de la música. Conviértase al budismo como tabla de salvación. Y consiga al fin ser feliz con un hombre que la ama y la respeta. Sea nominada 17 veces al Grammy y gane  12 de ellos y un sinfín de premios Billboard, American Music y MTV Music Video. Haga cine. Venda 200 millones de copias de sus discos . Y reciba en la Casa Blanca de manos del presidente Bush el Kennedy Honors. Tenga una estrella en el Paseo de la Fama.

Aquella noche del “ya basta”, estaban en Dallas. Cómo era su costumbre, él le dio una paliza en la limusina. Llegaron al hotel; ella lo acompañó a la habitación. En la cama le acarició la cabeza hasta que  se quedó dormido. Y entonces, tomó su bolso y salió del cuarto y del hotel. En silencio. Corrió por la calle, atravesó una autopista y llegó a un Ramada Inn. El hombre que estaba en el “desk front” se quedó asombrado ante esta mujer con la cara bañada en sangre. Y la escuchó decir: “Soy Tina Turner. Solo tengo 63 centavos pero le prometo que, si me ayuda, le pagaré en cuanto pueda”. El hombre tomó el teléfono y marcó 911.

No solo es una extraordinaria cantante y “show woman”. Es una mujer que es ejemplo de coraje, dignidad, superación de las adversidades y capacidad de logro.

Próxima a cumplir 82 años, vive en Suiza, con su amado Erwin Bach.

Anna Mae Bullock, “Tina Turner” es la definición de simplemente lo mejor.

El próximo 30 de octubre de 2021 será parte del Salón de la Fama del Rock & Roll. La ceremonia de inducción será en el Rocket Mortgage Fieldhouse en Cleveland, Ohio.

Hay que ponerse de pie y aplaudirla, como cantante, como actriz y como mujer.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes