Craig Biggio, todos los hits – Mari Montes

Publicado en: Prodavinci

Por: Mari Montes

Es una gran sensación. Esperas mucho tiempo y sueñas con esto, y nunca sabes si sucederá o no. De alguna manera crees en el destino.”

Craig Biggio

¡Cuidado, Craig Biggio dio 5 hits el día que llegó a los 3.000!- nos dijo Javier Bracamote,  el Catcher de bullpen de los Astros, cuando le comentamos que viajaríamos cuando Miguel Cabrera estuviera a 4 hits de los 3 mil.

Estábamos en marzo, en el complejo de Palm Beach, Florida, donde entrenan los Astros, el equipo de Biggio. Estaba presente José Altuve y remató con esta frase: “¡Es Miguel Cabrera!”

La noche del miércoles 20 de abril, cuando íbamos rumbo a Detroit, Miguel Cabrera dio 3 imparables, falló con ponche en el último turno y dejó la cuenta en 2.999, me acordé de las advertencias de los dos.

Javier Bracamonte está con la organización de los Astros de 2002, así que cuando Biggio se inscribió en el Club de los 3.000, él estaba presente. Así es como lo recuerda:

– Cuando estaba acercándose a los 3mil imparables,  Craig Biggio no tenía muchos juegos multihits, iba de uno en uno. Ese día le faltaban 5 imparables y al principio no había mucha gente en el estadio, creo que no pensaban que podía llegar a los 3 mil en ese juego. Tenía un mes bateando un sólo hit por juego. Estaba en 2.997, después de los 2 primeros, la gente empezó a llegar al estadio para verlo y muchos se lo perdieron porque no creían que podía dar todos esos batazos en un solo juego, pero era Craig Biggio.

En el momento de la conexión, en el Minute Maid Park había  42.537 fanáticos acompañándolo a formalizar su ingreso en el selecto Club de los 3 mil hits.

Escribió José de Jesús Ortiz en su artículo en Houston Chronicle que Biggio conversó con su compañero Jeff Bagwell y este contó el breve diálogo: “¡’Baggy, no sé si puedo hacerlo!’- a lo que Bagwell respondió: ‘¡Será mejor que lo hagas!’ … Y lo hizo en una noche. Fue realmente genial».

Bagwell había interrumpido sus vacaciones para estar presente en el histórico momento. Los Astros enfrentarían a los Rockies de Colorado, en casa.

Craig Biggio. 28 de junio de 2007. Fotografía de Crédito Ronald Martinez | Getty Images North America | Getty Images via AFP

El primer imparable llegó en la parte baja de la primera entrada, rolling por tercera. El segundo fue un sencillo frente a Aaron Cook en el tercer inning. Tribunas y grades del parque seguían recibiendo a los aficionados. En el quinto capítulo volvió a rodarla por la antesala,  Garrett Atkins fildeó la pelota sin percances, pero la tiró por encima de la cabeza del primera base Todd Helton, como escribió Ortiz: “El anotador oficial Trey Wilkinson dictaminó un hit en lugar de un error, poniendo a Biggio a uno de los 3.000.”

Como es tradición, antes del “Séptimo de la Suerte”, los fanáticos cantaron “Take me out to the ballgame”, la emoción acaparaba todos los ambientes.

Tomó turno escuchando al Minute Maid Park :“¡BIGGIO, BIGGIO, BIGGIO! De nuevo ante Aaron Cook, llevó la pelota entre el jardín derecho y el central. Fue un sencillo que intentó extender a doble, así que fue puesto out en la intermedia. Así fue como se convirtió en el miembro número 27 del elitesco Club de los 3.000 hits en las Grandes Ligas.

En vista de lo que estaba por ocurrir, los dos hijos de Biggio, Conor y Cavan, fueron los batboys ese día. Conor saltó a los brazos de papá y levantó un puño en señal de victoria. Su esposa Patty, y Quinn también entraron al campo a abrazarlo.

Craig Biggio. 28 de junio de 2007. Fotografía de Crédito Ronald Martinez | Getty Images North America | Getty Images via AFP

Entonces, como recuerda Ortiz en su crónica del momento: “Antes de que terminara la celebración, Biggio arrastró a  Jeff Bagwell hacia la línea de primera base para que su amigo pudiera sentir el cariño de la multitud una vez más.” El estadio se vino abajo en aplausos,. Había que retomar el juego,  faltaba más.

En el noveno capítulo, como refleja el boxscore que guarda Baseball Reference, sino el hit para 3.001  para dejar atrás a Clemente. El juego se empató  4 fueron a entradas extra. El cerrador de los Rockies, Brian Fuentes,  retiró a Like Scott y al emergente Chris Burke, antes de enfrentar a Craig Biggio, quien conectó un rolling fuerte por el campococorto, y llegó a primera  antes del disparo de Tulowitzki, para registrar su quinto hit de la noche (todos sencillos) y el hit 3.002 de su carrera.

El final de ese juego fue como para una película.

Hunter Pence conectó un doble y  Biggio avanzó a tercera, Brian Fuentes dio un bolazo a Lance Berkman y las bases quedaron llenas para Carlos Lee, quien devolvió la pelota más allá de la cerca del jardín izquierdo.

De 6-5 bateó Craig Biggio esa noche: “Como jugador de béisbol, la forma en que los fanáticos me trataron. … Lo he dicho durante mucho tiempo, amo a estos muchachos, amo esta ciudad. Trabajé duro aquí y ellos lo apreciaron”.

Cuenta la reseña del sitio web del Salón de la Fama de Cooperstown sobre ese juego: “Terminó con cinco sencillos, convirtiéndose en el primer jugador en la historia de la MLB que conecta cinco hits en un juego en el que también alcanzó su imparable número  3000.”

Detalla Fredericke C. Bush en su artículo sobre el hit 3.000 de Biggio para SABR: “El 24 de julio, Biggio hizo el anuncio oficial de que se retiraría después de la temporada, y esa noche conectó un grand slam para ganar el juego 7-4 sobre los Dodgers. En su penúltimo juego, el 29 de septiembre, contra los Bravos,comenzó como receptor por primera vez desde el 5 de octubre de 1991 y estuvo dos innings detrás del plato antes de regresar a la segunda base. Finalmente, el 30 de septiembre, después de su último juego, dio una vuelta alrededor del Minute Maid Park, se quitó la gorra ante los fanáticos y se fue a su casa”.

Estuvo 20 temporadas con los Astros, dejó promedio de .281 con 3.060 hits, 1.844 carreras anotadas, 291 jonrones y 414 bases robadas. Fue golpeado por el pitcher 285 veces, la segunda mayor cantidad de todos los tiempos, ganó cinco premios Silver Slugger (uno como receptor y cuatro en la segunda base) y cuatro Guantes de Oro en la segunda base (1994-97).

Además de sus logros en el campo, ganó el Premio Branch Rickey por servicio comunitario en 1997 y el Premio Roberto Clemente, que se otorga al «jugador que mejor ejemplifica el juego de béisbol, la deportividad, la participación comunitaria y la contribución del individuo a su equipo”, en 2007.

El 17 de agosto de 2008, los Astros retiraron su uniforme número “7”.

Es el único jugador en la historia del béisbol con al menos 3.000 hits, 600 dobles, 400 bases robadas y 250 jonrones. Fue elegido para el Salón de la Fama en 2015.

Miguel Cabrera en su temporada número 20, lo dejó atrás cuando conectó el hit 3.061 y quedó solo en el puesto 25 de la lista de todos los tiempos.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes