Cuentas, Cuentos y Burlas

[vc_separator] [mp3t play=”Play” track=”cuentas-cuentos-y-burlas@CMR-Editorial-06-de-Junio.mp3″] [vc_separator]

  Pasan tantas cosas en el país, tantas cosas absurdas, algunas tan estridentes, que en realidad las noticias terminan devorándose unas a otras. Que una noticia permanezca  cuesta mucho.

  Vivimos la angustia de La Planta. Fueron largos días, largas semanas y la ciudad toda envuelta en el humo de las balas. ¿Se imaginan ustedes la situación de un turista que llegue al país, y subiendo de la Guaira se vea paralizado porque no puede avanzar por la autopista, por una balacera en una cárcel? Pero, ya pasó la situación de La Planta. La señora Iris Varela, por fin, con mucho retraso, mostró algunas armas y aparentemente todo se calmó. Pero otros diarios y algunos medios han decidido hurgar en el problema. Que el tema carcelario no se vaya en esta vorágine de noticia, tras noticia, tras noticia. Hay que ocuparse de ello.

  Ayer entrevistábamos, en el programa de radio, a María Isoliett Iglesias, periodista de sucesos de El Universal, que ha sido amenazada junto con otros compañeros: “Si sigue con el tema de las cárceles vamos a hacer algo”.

  El Universal, sin embargo, insiste. Su gran titular de hoy va de nuevo con este tema: “En la cárcel de Sabaneta hay piscinas y cochinera” acompaña al titular una foto insólita de la cárcel de Sabaneta donde se ven flotando en la piscina un tiburón, un dragoncito de lo más tierno. ¿En una cárcel?

  Leemos El Universal: Los “pranes” controlan cada pabellón con detectores de metales, mientras el de la entrada del penal marabino está dañado.

  El diario La Hora nos dice en primera página. “Pranes controlan 26 de las 33 cárceles del país”.  A todas estas, en la fotografía,  va la señora Varela con su gesto siempre amargo, tratando de poner orden. No sabemos de dónde viene, ni tampoco a dónde va.

  El Editorial de hoy del diario El Nacional: “Los cuentos de Iris”, repara en un detalle: cuando la señora Varela muestra las armas, que fueron presentadas mucho tiempo después advirtiendo que falta un 40% de la cárcel por inspeccionar, dijo que “las armas encontradas allí estaban antes de la revolución bonita”. Es decir, desde hace más de 14 años.

  Dice el Editorial de El Nacional: Esta es una mentira del tamaño de los edificios que están construyendo Farruco y sus socios boliburgueses.

  Es obvio que la ministra una vez más  ha puesto  en duda la inteligencia de los venezolanos (…) Por si la ministra lo desconoce o se hace la olvidadiza le recordamos que no más de 12 años atrás los conflictos entre reclusos se resolvían con “chuzos”, armas blancas de fabricación casera y “chopos”, armas de fuego hechas por los reclusos con un tubo, una liga y un clavo que servía de percusor (…) Los “pranes” y los “luceros”, son “logros exclusivos” de esta revolución bolivariana.

  Por cierto, que no se nos olvide, que entre las armas que la señora Varela dijo se habían encontrado en La Planta en el primer informe, había un par de “chopos”.

  Ciertamente, se burla.

Compartir

Un comentario

  1. Cesar Miguel, no hace falta ir muy lejos. La ridiculez de esta señora es pretender librar al gobierno actual, y a su gestión, de una enorme responsabilidad en relación a la administración de los penales en Venezuela. Es que acaso no son suficiente 14 AÑOS, en el caso del gobierno central, y lo que lleva de gestión la nueva ministra, para haber resuelto lo que ya se sabía era un problema en todas las cárceles venezolanas. Ella se inaugura como superministro a propósito del desastre de el Rodeo, cuando ya se sabía que del control de los "Pranes" en las cárceles. ¿Tuvo que esperar a otro desastre con muertos y demás, para montar el show y justificar lo injustificable?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes