El Diablo como activista político

[vc_separator] [mp3t play=”Play” track=”el-diablo-como-activista-politico@CMR-Web-Editorial-22-Marzo.mp3″] [vc_separator]

  En el editorial de hoy del Diario Tal Cual, firmado por Teodoro Petkoff, se afirma que Chávez regresó de La Habana “con un tubazo”. Leemos:

  …El gobierno ha descubierto que se prepara un complot para asesinar a Henrique Capriles Radonski.

  Lo curioso es que, con información tan privilegiada al más alto nivel, todavía no se haya capturado a ninguno de los presuntos asesinos. Más adelante acota  Petkoff:

  …De tanto inventar complots contra él mismo, ninguno de los cuales jamás se produjo y tampoco arrojó responsables que hubieran sido detenidos, Chacumbele, consciente de que las tentativas de su asesinato ya no las cree nadie, ahora inventa complots contra su rival electoral, tan farsescos y grotescos como los que se atribuía contra sí mismo. Lo difícil es entender cuál es el propósito de este flato. ¿Asustar a Capriles? ¿Provocar respuestas paranoicas en este, que lo desestabilicen emocionalmente? ¿Intimidar al pueblo en general? ¿Crear las condiciones para un atentado verdadero que se atribuiría a sectores de la propia oposición, supuestamente decepcionados de su candidato, y aquí se arma la de San Quintín? Vaya uno a saber.

  Por lo pronto la violencia política se está utilizando para intimidar, y eso resulta difícil de ocultar. Hoy El Universal destaca en su primera página:

  (la) “Violencia busca inhibir derechos políticos de venezolanos!”  Los llamados “Colectivos” también actúan en actividades relacionadas con la delincuencia organizada, según expertos.

  Sucesos como el 11 de Abril de 2002, los asesinatos en Plaza Altamira el 16 de Agosto de 2004 o los tiros a Henrique Capriles en Cotiza, hace dos semanas, forman parte del mismo fenómeno: Una violencia no institucional que busca amedrentar a la población y lograr que ésta no reclame.

  Con relación a los sucesos de la Plaza Altamira en el 2004, sabemos que El Diablo (reciéntemente detenido junto a Satanás, ambos integrantes del “Colectivo La Piedrita”), estuvo involucrado en el asesinato de Maritza Ron. Por tal hecho fue condenado a 7 años, pero, según informa 2001 hoy, el presunto asesino salió en libertad tras apenas 21 días de cárcel.

  Ahora vuelve a caer detenido junto a su compinche Satanás (por lo visto, en La Piedrita Satanás y El Diablo no son la misma entidad o persona, son varias, muchas, de ahí lo diabólico de semejante “colectivo”). En esta nueva detención se le imputan cinco delitos, y entre ellos también figura el asesinato.

  ¿Qué es este tal Diablo, un activista político, un asesino o ambos?

  A los efectos del discurso ideológico del régimen, claro que se trata de un activista político, quizás hasta con los ribetes de heroicidad que se le atribuyeron a los tristemente famosos pistoleros de Puente Llaguno. Pero para el resto del país no hay dilema posible.

  Mientras, según reza un titular en la primera página de El Universal, “Capriles llama a no dejarse intimidar”. Que no se le haga el juego a la violencia, es su consigna.  Y al parecer, tranquilo y sin nervios, sin temerle a que se arme la de San Quintín, sigue por ahí, casa por casa.

 

 

Compartir

2 comentarios

  1. Puede tener razon o no, pero lo que importa es que este periodista fue un rotundo fracaso cuando Caldera y no tiene moral para criticar a nadie, asi sea al gobierno. Este fracasado fue uno de los que aprobó la venta de viasa a precios de gallina flaca Y dijo algo asi, "como que agarramos a viasa y la tiramos a la poceta como se tira el papel toilet". Por el unico que cobro en Venezuela por el cierre de viasa fue un familiar directo del mismo.
    Como puede una persna que le hizo tanto daño al pais hablar del gobierno actual. Eso es como oir a una persona que trabajo en los gobiernos de la cuarta decir "no volveran", cuando trabajan en el gobierno actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes