La mentira de Miami

[sonido]https://soundcloud.com/6j86-producciones/la-mentira-de-miami[/sonido]

  En el barrio se ríen de Maduro, el pueblo se ríe del Gobierno. No es un invento, ni una especulación, lo estoy leyendo en El Universal, en la página de sucesos. Es una crónica que firma la aguda periodista, Thábata Molina. Ella nos revela que a Eliécer Otaiza lo mataron, le cayeron a correazos en el barrio la Palomera de Baruta.

  “Diez días después del homicidio del presidente del Concejo Municipal de Libertador, Eliécer Otaiza, en el barrio La Palomera de Baruta, todavía es tema de conversación lo qué pasó la madrugada del 26 y sus consecuencias.

  “Esos chamos lo mataron porque pensaron que era un policía. Le dieron con todo porque el hombre no se dejaba, pero ellos ni se imaginaron quién era cuando le dieron esa paliza”, comenta un vecino del barrio, que pidió el anonimato (…)

  “La zona permanece tranquila, porque los habitantes presumen que los cuerpos policiales harán otros allanamientos. Desde la semana pasada han ido varias veces y detenido a por lo menos 25 personas por las averiguaciones. “Y el Presidente inventó que lo mandaron a matar desde Miami”, advierte entre risas otro vecino en la vía principal del barrio.

  “Eso es una banda como de 20 muchachitos que se la pasaban fumando marihuana. Lo que hicieron con ese señor fue ‘una gracia’. Lo subieron a la parte más alta, le dieron golpes y correazos hasta que se cansaron. Se quedaron con la camioneta exhibiéndose hasta que vieron a la policía”, relató el habitante de la zona.”

  ¡Este es el complot de Miami! Hampa común, como bien lo explicara ayer el abogado criminólogo Javier Gorriño. Pero el Presidente del República, sin una sola prueba, dijo: “A Otaiza lo mandaron a matar desde Miami”. Y luego el señor Rodríguez Torres, que se ha convertido en algo así como el esbirro mayor, el Pedro Estrada del régimen, como ya le están llamando, vino a ratificar la especie y a decir que murió en circunstancias muy extrañas y que de ninguna manera se trataba de hampa común. ¡Qué ridículo han hecho!

  A propósito de Rodríguez Torres, hoy hay un muy duro editorial en su contra en el diario Tal Cual. Y sobre la conspiración que él está viendo, el Alcalde del Hatillo, David Smolansky, en El Nuevo País dice: “Rodríguez Torres tiene una agenda personal”. Todo esto cuando Human Rights Watch le cuestiona abiertamente su comportamiento. Leo en Notitarde, en Valencia: “Represión sistemática e impunidad en Venezuela denuncia Human Rights Watch”. El Carabobeño: “Colectivos Armados atacan a los opositores con total impunidad”.

 Todo el régimen de torturas y de violación de Derechos Humanos que hemos vivido en estos meses, no podemos pensarlo de otra manera, ha sido bajo instrucciones directas de Rodríguez Torres. Y digo que no podemos pensar de otra manera, porque no le hemos visto actuar para cortar de raíz, para eliminar y condenar estas abiertas violaciones a los derechos humanos. Tan crudas son que, por ejemplo, en El Nacional de hoy leo: “Cuando solicitó ver a su defendido, a la abogada Tailandia Márquez la esposaron y la golpearon tres mujeres y luego un hombre le hizo una llave en el talón que le causó un esguince. El gremio exige a la fiscalía que abra una investigación a fondo de 10 casos similares. Con la simple grabación de dos policías anónimos, identificados como Agente 1 y Agente 2- entre los que ahora se llaman “patriotas cooperantes”, estos son los sapos, como bien lo grafica Zapata en su caricatura- en la que acusan de instigar guarimbas, sustentaron la detención del abogado Marcelo Crovato en el allanamiento de la vivienda de dos clientes.” Y esta información se ilustra con las dramáticas fotografías de dos mujeres que lloran. “Lorena Tabares, que pudo ver a su hijo José Manuel apenas 10 minutos hace tres días, el muchacho estudia quinto año de bachillerato y fue recluido en Yare III. Carmen Cabrera, madre de Marcos Torres de 20 años, afirma que los jóvenes tienen derecho a ser juzgados en libertad. La estudiante de Ingeniería Civil de la Universidad Santamaría, Airan de Araujo, detenida en el INOF, comparte una celda con seis mujeres y no cuenta con agua para asearse. Ocho días sin poder bañarse lleva el adolescente de 14 años de edad detenido en la sede de la Policía Nacional Bolivariana en Catia, hace sus necesidades en el sitio donde duerme.”

  ¿Qué dice usted a esto, Ministro General Rodríguez Torres? ¿Qué dice usted de esto, señor Presidente Maduro? Eso sí, por favor, absténgase de otro cuento o de otra mentirilla como la de Miami.

 

 

Compartir

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes