Política Beta

[vc_separator] [mp3t play=”Play” track=”politica-beta@CMR-Editorial-22-de-Agosto.mp3″] [vc_separator]

  Todos los días se aprende algo. Hoy estamos aprendiendo un nuevo significado para la palabra “beta”.

  ¿Qué es beta?

  “¿El beta en el barrio qué es?  Es la violencia, es la exclusión, es la discriminación, es el racismo. El otro  beta, en cambio, es la inclusión, el trabajo, la visibilización de los jóvenes en sus prácticas y en sus códigos. Chávez es otro beta para  nosotros.”  Quien hace esta explicación es un miembro de un colectivo de jóvenes chavistas que han presentado “Chávez es otro Beta”. “Otro Beta” en un sentido positivo.

 ¿Qué son los Betas? Son unas imágenes  muy modernas donde aparece un Chávez que no existe en la vida real. En la vida real, el Presidente Chávez es un hombre de 58 años, aparentemente enfermo, o en todo caso, físicamente desmejorado, con un notorio sobre peso, y en estos “beta”, aparece con un cuerpo atlético, muy joven.

  “Chávez que pao”, es uno de los betas donde Chávez es un boxeador que derrota al contrario. En el otro Beta, Chávez es un  motorizado que hace caballito en una moto. En el otro, Chávez es un joven con los brazos tatuados. En otro, una peluquera le está haciendo un corte especial (como el que en alguna oportunidad tuvo Henrique Capriles, cuando salió de la cárcel, que tenía la palabra Justicia detrás). En otro, está clavando una pelota en una cesta. En otro está vestido de rapero, bailando y cantando como rapero.

  ¿Qué pretende una cosa como esta?

  Dicen, queremos llegarles a los jóvenes. Los jóvenes van a huir, como va a huir cualquier persona  que le quieran engañar. Porque Capriles, evidentemente, le  ha hecho daño al Presidente, en su imagen, porque, como lo destaca hoy El Nuevo País, en su primera página: “Capriles sí juega el básquet”.  Acaba de cumplir 40 años, está en óptimas condiciones físicas y en la campaña electoral,  evidentemente, el Presidente se siente a la saga.

  Ayer ya lo comentábamos, el Presidente gira, orbita en torno a lo que dice Capriles.  No pegó lo de “majunche”, ahora le llama “muchachito”, pero Capriles sigue adelante.

  Por lo pronto,  el Presidente anda de rabieta en rabieta, enfrentando una situación por demás complicada.

  Hoy  el diario El Universal destaca: “Con la autocrítica Chávez enfrenta su desgaste”. En los más recientes actos presidenciales en Anzoátegui, Carabobo, Táchira y en Bolívar, el lunes pasado, el mandatario se ha sumado a la queja contra su propio Gobierno, para preservar su poder.

  Está pasando por un momento, ciertamente, oscuro, tiene la nube encima, y el recuerdo de esa penosa cadena del día lunes, todavía le está afectando.  Ayer, reclamó a VTV el trabajar mal, inclusive, reclamó a Izarra el trabajar mal y puso como ejemplo a Venevisión.  Dijo, Venevisión es el ejemplo, es su aliada. Comentó “desde una vez que  llegó Gustavo Cisneros, me puso una corbata y me reconoció como Presidente de la República”.  Despotrica, pues, no sólo ya de los medios burgueses, de todos los que están en la oposición, sino también de su propia gente, en fin…

  Quizás  lo único que le quede sea apelar a estos “betas” juveniles, tan cargados de buenos deseos, como falsos.

Compartir

Un comentario

  1. Todo es tan falso como un billete de 14… 14 años de mentiras y opulencia que espero lleguen a su fin, primero el día que Capriles gane las elecciones, y segundo, cuando tenga que entregar al poder a un ser humano, no la plasta de ñoña que es Ch…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes