Se busca sicólogo

[soundcloud id=’113509303′]

  Hagamos un ejercicio. Leamos la primera página de El Correo del Orinoco, la Artillería del Pensamiento, el diario oficialista: “El Troudi denunció sabotaje contra el Metro de Caracas”. Todo lo que está ocurriendo en el Metro de Caracas es sabotaje. Desde que se inventó recurso del sabotaje el Gobierno está salvado, porque es inocente de todo lo que ocurre y todo es culpa de alguien malvado, maluco, que está más allá  saboteándole.

  “Corpomiranda rehabilitó la Unefa de Guatire”. La recuperación formó parte de los compromisos asumidos por el Presidente Nicolás Maduro durante las jornadas del Gobierno de calle, según informó el Presidente de la Corporación Elías Jaua, quien también es Canciller.

  ¿El Canciller se ocupa de los problemas que tenemos con el mundo, sobre todo ahorita que estamos empeñados en romper relaciones con Estados Unidos, o de Miranda?

   Además de esto, este detallazo. Eduardo Samán pasea con un megáfono por Quinta Crespo y descubre y afirma que “hay pleno abastecimiento”.

  Señora ama de casa,  estimado amigo, usted que hace la compra, le sugiero que la próxima vez que usted vaya a un supermercado llame a Samán y vaya con él, será la única manera de que usted encuentre pleno abastecimiento.

  ¿Pero cuál es el gran titular de El Correo del Orinoco? Maduro:“Estadounidenses expulsados querían hacer un Bengasi en Bolívar”. Pretendían “apagar Venezuela desde el Guri”. El Jefe de Estado reiteró que no puede permitir que el gobierno de Estados Unidos “se inmiscuya en asuntos internos, pero más que inmiscuirse participe de un plan para desestabilizar Venezuela”. Mientras no cambien no habrá relaciones cordiales ni habrá comunicación cordial.

  A ver. ¿Vieron ustedes las pruebas que mostró Maduro, con una música tenebrosa, en Cadena Nacional? Van los diplomáticos, saludan a la gente, le dan la mano a uno, le dan la mano al otro. Hay fotos que han salido antes en la prensa. Si ver en eso una conspiración no es paranoia, ¿puede alguien explicar entonces qué es? Si eso no es ignorancia de lo que es el trabajo diplomático ¿puede alguien explicar qué es?

  La señora Kelly Keiderling ayer se despidió del país. Un país del que dice se va con los mejores recuerdos. Ella se lleva el gran titular de El Nacional: “Claro que nos reuníamos con políticos” afirma. Pero, por supuesto, si eso es parte del trabajo diplomático. Salir, recorrer aquí, recorrer allá, entrevistarse con los más diversos sectores de un país, ese es el trabajo que hacen los diplomáticos. Sólo un Gobierno paranoico, solo un Jefe de Estado que se siente sumamente frágil, débil, que teme hasta de su sombra, puede ver en ello misiones y actividades desestabilizadoras.

  No hay que ser experto en relaciones diplomáticas ni mucho menos, para prever la reacción de Estados Unidos: la expulsión de Calixto Ortega y de dos funcionarias más. Entonces el Gobierno venezolano publica un comunicado donde “repudia la expulsión del Encargado de Negocios de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Washington, Calixto Ortega, así como de la Segunda Secretaria de la Embajada Mónica Sánchez y la Cónsul Marisol Gutiérrez del Consulado de Venezuela en Houston, pues no se puede considerar esta una decisión reciproca al observar la conducta inequívoca de nuestros funcionarios que no han osado en ningún momento sostener reuniones con grupos contrarios al gobierno del Presidente Barack Obama o con personas interesadas en actuar contra el Gobierno estadounidense”.

  A ver, “no han en ningún momento osado hablar con personas contrarias al Gobierno de Obama”. Ese es el problema que le preocupa a usted, ¿verdad Maduro? Que en un país donde usted cada vez tiene menos aliados, incluyendo la gente que le sigue dentro del llamado chavismo, usted tiene cada vez más gente en su contra. Y usted no quiere que eso se sepa. Usted no quiere que esa voz corra.

  ¿Habrá algún amigo psicólogo que pueda dar algún consejo pertinente en un caso como éste?

Compartir

4 comentarios

  1. No estimado César, este necesita mucho mas que un psicólogo, necesita un mega psiquiatra que entre muchas le muestre que el que mucho ego denota, poco amor y respeto de si se tiene.

  2. existen dos escenarios., el primero de ellos es fingir un estado de locura y aplaidir esta parodia de estado, recordando a chaplin en tiempos modernos y el dictador. El otro escenario es, sin excluir al primero, seguir trabajando para desmontar este absurdo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes