Caracas es Caracas en su música - Diana Arismendi

Caracas es Caracas en su música – Diana Arismendi

Publicado en: Termómetro Nacional

Por: Diana A

rismendi

“Toda gran ciudad (y muchas pequeñas también) tienen su propia música. La ciudad amada deviene en musa del artista. A Caracas no le faltan pintores (a veces algunos parecieran sobrar), tampoco le falta música”.

Caracas, aniversario, 455 aniversario, música, caraqueños, capital de venezuela

Caracas cumple 455 años. Cada año, en cada aniversario, enamorada como estoy de mi ciudad, la recuerdo y la celebro y, cuando puedo, le regalo algo. Esta vez, este es mi regalo.

Bautizada el 25 de julio de 1567 por su fundador, Diego de Losada como Santiago de León de Caracas, bajo la advocación de Santiago el Mayor, el santo militar de España, combinado con un “León” cuyo origen es más difuso, con el tiempo fue dejando de lado los nombres que podían imprimirle algún abolengo y cualquier rasgo castizo y se quedó con el sonoro e inconfundible vocablo “Caracas”, el nombre de sus primeros pobladores.

La ciudad, mi ciudad, ha sido calificada de muchas formas: libertadora, encantadora, brava, la de los techos rojos, la de la eterna primavera. Ciudad bendita y sísmica, como la califica la periodista Macky Arenas, que evoca la circunstancia inolvidable de una ciudad que, en medio de las celebraciones de sus 400 años en 1967, fuera sacudida por uno de los terremotos más violentos que recoge la historia de Venezuela, tragedia que marcó generaciones y dio pie a repensarla. La Caracas que da “vuelta y vuelta” de Faitha Nahmens. La Caracas de los árboles en todas las esquinas, en muchas de sus calles y avenidas, esos árboles cuyas raíces rompen las aceras que nos obligan a mirar por donde se pisa y nos invitan a mirar hacia arriba, al verde esperanza de sus ramas, y más arriba al azul increíble de su cielo y ha terminado forjando el carácter del caraqueño que pisa firme, mantiene la cabeza en alto y no pierde esperanza.

Vivo en una de las avenidas, para mí, más bellas de la ciudad con su túnel vegetal de árboles, obra del arquitecto Manuel Mujica Millán y los promotores Luis Roche y Juan Bautista Arismendi que soñaron hacer de Caracas una ciudad verde; que extiende sus avenidas arboladas como largos brazos que nacen del cuerpo robusto del Ávila, porque Caracas es valle y montaña, y Ávila es sinónimo de Caracas.

Toda gran ciudad (y muchas pequeñas también) tienen su propia música. La ciudad amada deviene en musa del artista. A Caracas no le faltan pintores (a veces algunos parecieran sobrar), tampoco le falta música.

Caracas es Caracas en su música:

*”Caracas libertadora, Caracas la encantadora, te traigo, con mis canciones, dos corazones, mi pueblo y yo”… *Es el inicio de la letra de la canción “Caracas” que mucho se ha versionado a lo largo de los años, obra del compositor César Prato, caraqueño por adopción nacido en San Cristóbal, estado Táchira.
*”Es que yo quiero tanto a mi Caracas”, *dice una de los coros de la canción “Canto a Caracas” de Billo Frómeta, ¿quién se salva de la emoción que su letra y melodía producen? Caracas, ciudad que hizo suya habiendo venido de Santo Domingo en su República Dominicana natal.

*”Voy de Petare rumbo a La Pastora, contemplando la montaña que decora a mi ciudad”. *“Cerro Ávila” de Ilan Chester, un caraqueño enraizado, ciudadano del mundo. Una canción que no hay caraqueño que no conozca, no hay caraqueño que al oírla no evoque transitar de este a oeste por la Cota Mil, dividiendo la atención y la emoción entre el imponente verdor del Ávila y la fascinación del valle de Caracas, para colmo aderezada, los días de suerte, con la luz radiante de la ciudad.

“Me gustan las caraqueñas”, canta Guaco. “¡*Cómo caminan las caraqueñas!” *y quién no ha bailado al son de esta canción “¡y es que tienen un swing!”.

*”Caracas flor de trinitaria, Doña Cuatricentenaria”, *escribió Aldemaro Romero, otro hijo adoptivo, a la ciudad en la celebración de su 400 aniversario. Y de la música popular pasamos a la clásica en la pluma del mismo compositor. Aldemaro le regala a su ciudad adoptiva dos obras sinfónicas “Serenata del Ávila” para flauta y orquesta, escrita y estrenada en 2001 y la “Suite Avileña”, del 2002, que yace serena esperando su estreno.

Otra “Suite Avileña”, también sinfónica, ésta escrita en 1947 por el compositor mirandino Evencio Castellanos, que hiciera de Caracas su hogar y que nos deslumbrara igualmente con la exquisita “Mañanita Caraqueña”, para piano solo.

No menos caraqueño que su hermano Evencio, Gonzalo Castellanos dedica su “Suite caraqueña”, escrita el mismo año 47, con la que obtendría su grado de compositor en la clase del Maestro Vicente Emilio Sojo, además del Premio Nacional de Música.

“La ciudad de los techos rojos”, famosa frase y título de la obra del escritor Enrique Bernardo Núñez, como era conocida la ciudad de Caracas en referencia a sus casas coloniales con tejas rojas, es también el título de la obra que el compositor Inocente Carreño, margariteño de nacimiento y caraqueño de adopción, le diera a la evocativa rapsodia sinfónica escrita en 1991.

El compositor, caraqueño cabal, Juan Carlos Núñez escribió su obra en cuatro movimientos* “La gran puerta de Caracas”* para orquesta y coro que se pasea por momentos y vivencias de la ciudad desde sus inicios. Y en 2017 llegó mi turno. Decidí escribir una obra que me acercara, aún más, a mi ciudad: “*Caracas nuestra de cada día”, * es mi regalo a la ciudad donde nací y en la que vivo por decisión y no por azar, en el 450 aniversario de su fundación, un año sin sismos, pero movido y trágico.

Caracas nuestra de cada día es el canto matutino de los pájaros, la estridencia del sol del mediodía, el letargo de la hora sexta (la de la siesta), pero en ese año 2017, en ese año de sus 450, Caracas fue también llanto y sangre, crujido militar e himno nacional entonado con pasión, orgullo, tristeza y esperanza. La ciudad es una compleja yuxtaposición de cantos, estridencias y nostalgia. Caracas fue y es noche y fiesta, ruidosa noche que suena a salsa. Caracas es, en fin, la ciudad de mi vida y es también la ciudad que soñamos recobrar.

¡Feliz cumpleaños Caracas!

Comparto algunos links para celebrar el aniversario oyendo la música que ha inspirado la cumpleañera:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes