El miedo y los venezolanos

Por: Ramón Guillermo Aveledo

  Más allá del análisis político y como parte de esas consideraciones sociológicas postelectorales, necesitamos atrevernos a revisar un aspecto que forma, cada vez más, parte de nuestras vidas y, según las evidencias disponibles, también de nuestra vida política: el miedo.

El Gobierno, al que defensores y detractores le asignan conocimiento del alma nacional, jugó fuerte la carta del miedo.

La propaganda reeleccionista tuvo dos caras. Una, en la publicidad, basada en logros y generadora de expectativas. Otra, en el discurso, constantemente amenazante.

Autodefinido como invencible con el apoyo de las encuestas y las dudas sobre el sistema electoral -tema en el cual contó con la ayuda de cierto extremismo y tanto ambigüedad como partidismo en el CNE- se dedicó a meter miedo. Miedo a los militares con la revancha y el desprecio, a los civiles con los militares, a los pobres con “el paquete”, a los ricos con la inestabilidad, a la clase media con la guerra civil, a los empleados públicos con perder su trabajo, a los beneficiarios de las misiones con quedarse sin ellas, a los viejitos con perder las pensiones.

Y todos esos miedos se alimentaban mutuamente con un consejo: mejor es dejar la cosa así. La estrategia le dio resultado, y así como una cantidad enorme venció sus miedos, otra se dejó dominar por ellos y votó en consecuencia.

En un estudio de Keller, apenas previo al 7-O, la mitad de los encuestados creía que “El chavismo provocará la violencia si gana Capriles”, un quinto que los militares no reconocería tal resultado porque la mitad cree que “son chavistas”. Para poco más de un tercio, eran verdades que “Capriles elimina las misiones” y “el voto no es secreto”.

Para seis de cada diez, la derrota de Chávez “podría provocar un clima de violencia política”. Para el experto, 49,2% de los venezolanos tiene miedo y la administración del miedo fue pieza fundamental de la estrategia chavista junto con otros elementos positivos (endiosamiento, invencibilidad) o negativos (menosprecio del adversario, pérdida de beneficios) estrechamente asociados.
En una sociedad que vive asustada por la violencia, que teme perder el empleo y que no sabe si encontrará lo que necesita y si le alcanzará para comprarlo, ¿cuánto pesó el miedo a la hora de votar?

La estrategia, obviamente, funcionó. ¿Será que todos evitaremos preguntarnos por qué?

Compartir

5 comentarios

  1. Muy bien Dr Aveledo de verdad que el miedo hizo estragos el día de las elecciones pero tambien el no heberse puesto duro Ud o HCR ante el tramposo cen en pedir la auditoria total del rep, el no denunciar las constantes violaciones al sistema electora y de la misma constitución por parte del reelecto, de seguir este camino de cuento de hadas nunca tendremos nuevamente un presidente democratico o por lo menos de la talla democratica de un CAP , si con todo y la corrupción de sus 2 gobiernos fue un hombre de un gran talante democratico como lo demostro despues de la trampa montada a su alrededor para despojarlo del poder y mire ahora las consecuencias de esos actos viles del 93, a lo que han llevado a mi venezuela, su amdo Dr Caldera es uno de los principales culpables de lo que hoy se vive en Venezuela por esa sed de venganza y esa idea loca de volver a la presidencia, montado sobre los escombros dejados despues del 4/02 y claro liberando los demonios que hoy día desgobiernan a nuestra nación.

  2. Nuevamente Guillermo Aveledo tiene razón, el miedo como de costumbre, una de las emociones más arraigada en el ser humano, nuevamente dio frutos y se los dio a nada más y nada menos que al mayor de los "cocos" al Presimiente!! Entonces no es cuestión de una campaña de obras públicas como la que planteó Capriles, sino una de que se base en vencer el miedo, sembrar valores y a fin de cuentas elevar el autoestima del venezolano, como tanto ha insistido nuestra muy querida Ma Corina Machado. Así que pa' luego es tarde, a levantarse con ánimo, a sacudirse el pasón y vibrar nuevamente con la esperanza!

  3. falto analizar la apatia del venezolano en el extranjero pues solo un 20% del total q reside fuera esta inscrito en el registro electoral… obviamente unos creen q para q si el CNE no es un ente independiente del gobierno y otro tanto lamentablemente esta obligado a pensar en su vida nueva y ya no piensa en su pais y quienes luchan por verla mejor

  4. falto analizar la apatia del venezolano en el extranjero pues solo un 20% del total q reside fuera esta inscrito en el registro electoral… obviamente unos creen q para q si el CNE no es un ente independiente del gobierno y otro tanto lamentablemente esta obligado a pensar en su vida nueva y ya no piensa en su pais y quienes luchan por verla mejor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes