La cabeza de Guaidó - Fernando Rodríguez

La cabeza de Guaidó – Fernando Rodríguez

Publicado en: El Nacional

Por: Fernando Rodríguez

En general las luchas políticas suelen tener uno o más trasfondos que no suelen salir al público. Odios, intereses poco claros –sobre todo monetarios-, ambiciones, zancadillas…También, no exageremos, nobles y generosos sentimientos. A veces la batalla se decide por el triunfo de unos u otros, más que por razonamientos ideológicos y políticos explícitos y conceptuales. Bueno, así pasa en casi todos los ámbitos humanos, pero en la política alcanzan una rara intensidad.

Todavía más cuando se empobrece el ágora, la discusión pública debida y franca y prevalece el silencio y el susurro y por ende la desconexión con los habitantes de la polis. Como pasa ahora en Venezuela, más específicamente para lo que nos ocupa, en la oposición venezolana. Es obvio que ni los partidos ni los líderes de ésta hablan como deberían hacerlo. Para empezar eso que llaman ideología es un verdadero hueco: ¿sabe usted quien es neoliberal o socialdemócrata o marxista o o fascista o de cualquier otra filiación principista entre los partidos y partidillos opositores?  Muy vagamente, con seguridad. Pero aun las proposiciones estratégicas y tácticas más inmediatas e importantes son un amasijo de conjeturas y chismorreos aislados, o proposiciones hechas muy de cuando en vez, por demás inconsistentes y vagas. A lo cual se suma la masacre sistemática de la libertad de prensa practicada por el gobierno –censuras y cierres y monopolización de todos los medios- y, por último, para cerrar el círculo, por una u otra causa,  la manifiesta indiferencia por la política de un  pueblo migrante, o  trabajando a más no poder para sobrevivir o desesperanzado de encontrar una solución para salir de la banda que ha destrozado el país durante un  cuarto de  siglo y solo parce dejar la opción de salvarse  individualmente, para no hablar de cómplices y alacranes o empresarios que no ven sino por los ojos de la empresa.  Son las garras de la antipolítica.

Por ejemplo, la discusión obsesiva sobre la absoluta necesidad de salir del gobierno interino que preside Guaidó. Si prescindimos de los chismes y los argumentos ad hominem las razones que se esgrimen son de una pobreza alarmante. Es básicamente una, con variantes. Se le acabó su tiempo y no funcionó. ¿Cuál será ese tiempo?, ¿Cuántos políticos tienen “su tiempo” desde que mi comandante Chávez llegó al poder sin pegar una?, ¿los despachamos también? Es verdad que Guaidó ha cometido dos o tres errores bastante indeseables, pero quién no de esos que braman por su salida inmediata. Pero, carajo, Guaidó es de los poquísimos que habla y recio; ha tenido un valor personal enorme; sigue representando la constitucionalidad, así sea muy formal, frente a la usurpación madurista y eso cuenta algo; y es amigo de Joe y algunos otros mandatarios, hasta el presente. Es bastante en medio de tanto acomodo facilista y tanto silencio sepulcral. El único horizonte razonable para discutir el tema es la nueva composición internacional de América latina, roja o algo por el estilo, que funcionará en favor de Maduro, pero quién le pone el cascabel a ese gato.

Que hay que buscar otra fórmula, pues a buscarla. No me digáis que las primarias, no porque esté en contra, sino porque no veo en que puede dañar Guaidó esa buena idea. ¿México? tampoco, por el contrario, me parece preferible dialogar con un Maduro frágil constitucionalmente. De las primarias puede salir un líder, que no tiene que ser necesariamente Guaidó, ni lo duplicará en el cargo. En México debe salir una sola cosa principal, elecciones decentes, como las que pide el caballero.  Que si Leopoldo López es el poder detrás del trono, que si alguien se metió un billete con el dinero en el exterior…la verdad no me interesa hasta nuevas certezas.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes