Los gritos del silencio – Soledad Morillo Belloso

Por: Soledad Morillo Belloso

Se dice que la democracia es el gobierno de las mayorías. Eso, quesoledad morillo belloso 2 suena bonito y lógico, es empero un error de interpretación o, cuanto menos, un terrible malentendido. La democracia, comencemos por aclararlo, no es un gobierno, es un sistema político de organización social. Así las cosas, no es cierto que el gobierno de turno se deba a esos electores que con su voto circunstancial le otorgaron temporalmente el mandato. El gobierno -siempre e impepinablemente- se debe a la totalidad de los ciudadanos a quienes, además, debe rendir cuentas. Y debe hacer tan sólo lo que la constitución y las leyes (aquellas que cumplan con los fondos y formas marcados por esa constitución) le ordenen. No se puede presumir de tener República si no tenemos respeto absoluto por la democracia. La una no puede existir sin la otra. Y ya en la concepción moderna no cabe el pretender escudarse tras fabricados muros de discutible legalidad para justificar la comisión de violaciones y delitos. No es aceptable ya alegar que alguien de escala superior dio una orden. Si esa orden viola los preceptos democráticos o es siquiera discutible legalmente, no es derecho de quien recibe la orden el negarse a cumplirla, es un deber, una obligación.

 Aclarado el punto, caemos en el tema de obligación presidencial de rendir cuentas de su gestión cada año por ante la Asamblea Nacional y los ciudadanos. Poco debe importar si una tendencia partidista tiene mayoría en las curules. Si bien se entiende que el Presidente haya aprovechado la oportunidad para transmitir un mensaje que incluya su visión política, ello no explica ni excusa el que por varias horas haya escurrido el bulto de su deber de rendir cuentas a la nación. Para hacerlo no precisaba presentar gráficos complicados y llenos de colorínches. Tenía que decirle a todos los ciudadanos el detalle de qué se hizo durante todo el año, cada bolivar y cada dólar recibido y gastado y cuál es el resultado de cada inversión realizada. Se llama Memoria y Cuenta precisamente porque el presidente tiene que poner en blanco y negro todo lo que hizo, por que lo hizo, cuánto nos costo. Hacer memoria y rendir cuentas, presentar examen. Si por desgracia resultó que fue un mal año, es inconstitucional y antidemocrático recurrir al expediente de callar, que fue exactamente lo que el Presidente hizo. Y más allá, su silencio maquillado de gritos y consignas incluyó el no anunciar las medidas económicas impostergables para paliar la asfixiante crisis. Dirán algunos que soy una ingenua, que eso estaba “de anteojito”. No es asunto de ingenuidad, sino de entender que si damos por sentado que el gobierno va a hacer lo que le da la gana y lo aceptamos como un hecho consumado, estamos renunciando a ser Republica, a tener democracia y a ser ciudadanos.

Resultó extravagante, como de película de Almodóvar, que fuera Francisco Rodríguez, CEO para la Región Andina del Bank of America, quien en un programa de tv transmitido por Globovisión nos dijera a los venezolanos cuál es el resultado del ejercicio de 2014 y nos adelantara el listado de las medidas económicas que seguramente el gobierno tomará. Rodríguez no es ministro ni asesor del gobierno; es el representante de un banco internacional. Corre la especie sobre un “pool” de bancos nacionales e internacionales que ofrecería al gobierno una fórmula y el financiamiento necesarios para enfrentar la innegable crisis. Eso no está mal. Mal está que no haya información formal oficial. Está mal, muy mal, saber de cómo estamos y qué se podría hacer por boca de alguien que no es el presidente. No sabia yo que un banquero, y en particular uno internacional, aunque sea por cierto un connacional con no poca experiencia política y de gerencia pública, es un nuevo vocero del gobierno. No lo entiendo mucho, pero si eso hace que los ciudadanos estemos debidamente informados, ante el silencio de muchos decibeles del gobierno, sea pues. El problema está en que mientras no lo diga y firme el gobierno, el paquete de medidas no será legal. El gobierno siempre podrá sumergirse en la negación. Temámosle a los gritos del silencio gubernamental. Nada bueno traen.

 soledadmorillobelloso@gmail.com

@solmorillob

Compartir

2 comentarios

  1. Excelente artículo, la felicito y por sobre todo por esta parte: “Dirán algunos que soy una ingenua, que eso estaba “de anteojito”. No es asunto de ingenuidad, sino de entender que si damos por sentado que el gobierno va a hacer lo que le da la gana y lo aceptamos como un hecho consumado, estamos renunciando a ser Republica, a tener democracia y a ser ciudadanos.” y esta: “Tenía que decirle a todos los ciudadanos el detalle de qué se hizo durante todo el año, cada bolivar y cada dólar recibido y gastado y cuál es el resultado de cada inversión realizada. Se llama Memoria y Cuenta precisamente porque el presidente tiene que poner en blanco y negro todo lo que hizo, por que lo hizo, cuánto nos costo. Hacer memoria y rendir cuentas, presentar examen”

  2. Rendir cuentas es precisamente el deber de los empleados del pueblo, porque , desde el presidente para abajo todos lo s funcionarios son servidores del pueblo y están obligados a rendir cuentas, pero ahí está el quid, usan a su antojo los bienes de la nación con el consentimiento de todos los acólitos, igual que cualquier dictadura. La democracia para todos ellos es levantar el librito azul, con eso es suficiente. Ud. escribió este soberbio artículo hace dos años. Que le agregaría hoy?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes