Informe HRW

[vc_separator] [mp3t play=”Play” track=”informe-hrw@CMR-Editorial-18-de-Julio.mp3″] [vc_separator]

  En la prensa de hoy se reseña el Informe de Human Rights Watch, a propósito de la situación de derechos humanos en nuestro país.  Es un informe fuerte, realmente duro y crítico.

  “La Concentración de poder del Presidente Hugo Chávez ha provocado un serio perjuicio a los derechos humanos en Venezuela”.  Así  comienza el documento que leemos tomado de la página de Human Rights Watch.

   El informe “Concentración y Abuso de Poder en la Venezuela de Chávez de 133 páginas, documenta cómo la acumulación de poder en el Ejecutivo y el deterioro de las garantías de derechos humanos le han permitido al gobierno de Chávez intimidar, censurar e iniciar acciones penales contra críticos de su gestión y contra aquellos que considera opositores en una variedad de casos vinculados con el poder judicial, los medios de comunicación y la sociedad civil.

   Hay una cita para José Miguel Vivanco, el Director de Human Rights Watch para las Américas: “Durante años, el Presidente Chávez y sus partidarios han venido construyendo un sistema que le da vía libre al gobierno para amenazar y castigar a los venezolanos que interfieran en su agenda política (…) Hoy en día, el sistema se encuentra firmemente en pie, y los riesgos que enfrentan jueces, periodistas y defensores de derechos humanos nunca han sido tan serios desde que asumió Chávez.”

  El último informe exhaustivo de Human Rights Watch sobre Venezuela, publicado en septiembre de 2008, documentó cómo habían sido menoscabadas las instituciones democráticas y las garantías de derechos humanos durante la primera década de presidencia de Chávez. Desde entonces, la situación de los derechos humanos en Venezuela se ha tornado aún más precaria.  

  A pesar de que muchos venezolanos continúan criticando al gobierno, la idea de tener que enfrentar represalias similares —a través de acciones estatales arbitrarias o abusivas— ha socavado la capacidad de los jueces de decidir con independencia casos políticamente sensibles, y ha obligado a periodistas y defensores a medir las consecuencias de publicar información y opiniones críticas del gobierno.

  Más abajo, en el Documento de Human Rights Watch, leo: En los últimos años, la actuación del Tribunal Supremo de Justicia se ha deteriorado notablemente, ya que sus miembros han rechazado abiertamente el principio de separación de poderes y han expresado públicamente su compromiso con promover la agenda política del Presidente Chávez. Este compromiso político se ha reflejado en sus sentencias, que en reiteradas oportunidades han validado la indiferencia del gobierno frente a sus obligaciones jurídicas internacionales de derechos humanos.

  El ejemplo más alarmante de la falta de independencia judicial en Venezuela ha sido la detención de la Jueza María Lourdes Afiuni—a instancias del Presidente Chávez—.  Pasan entonces, a explicar en el documento lo que ha ocurrido con la Jueza Afiuni.

  El gobierno de Chávez ha utilizado sus facultades regulatorias para ampliar la cantidad de medios de comunicación estatales y favorables al gobierno. También ha usado ampliamente sus facultades para emitir cadenas. – Dice más adelante el documento. –  (…) El gobierno ha procurado aplicar sanciones o censurar a medios de comunicación por su cobertura crítica de la respuesta del gobierno a temas tales como la contaminación del agua, la violencia en el país, un motín carcelario y un terremoto. Lo mismo ha hecho con una serie de cuñas televisivas en defensa de la propiedad privada, una sátira periodística en la cual se mostraba a funcionarias de alto rango como bailarinas de un cabaret dirigido por Chávez, y una telenovela colombiana en la cual un personaje llamado Venezuela, que perdía a su perro llamado “Huguito”, le preguntaba a su novio: “¿Qué será de Venezuela sin su Huguito?” y él le respondía: “Vas a ser libre, Venezuela”.   – Refiriéndose a toda esta programación que fue prohibida. Recordarán esa fue una telenovela que se estaba transmitiendo aquí en Venezuela, por Televen. También se detienen en el caso de Globovisión.

  En relación a los Defensores de los Derechos Humanos, señala el informe: El gobierno de Chávez ha intensificado sus esfuerzos por desacreditara los defensores de derechos humanos en el país acusándolos, en reiteradas oportunidades, de recibir apoyo del gobierno de Estados Unidos para socavar la democracia en Venezuela. (…) En julio de 2010, el Tribunal Supremo de Justicia determinó que individuos u organizaciones que recibieran financiamiento internacional podrían ser juzgados por “traición”, de acuerdo con una disposición del Código Penal que prevé una pena de prisión de hasta 15 años. Y la Asamblea Nacional ha sancionado legislación que impide a las organizaciones dedicadas a la “defensa de derechos políticos” o a “ejercer control sobre los poderes públicos” recibir financiamiento internacional.

  El informe provee recomendaciones detalladas al gobierno venezolano para revertir el daño causado a los derechos humanos en los últimos años. Éstas incluyen restablecer la credibilidad del Tribunal Supremo de Justicia mediante un proceso de ratificación para todos los magistrados que fueron designados con posterioridad a la sanción de la ley de 2004 que permitió el nombramiento de jueces afines al gobierno, establecer un organismo verdaderamente autónomo que administre las frecuencias de transmisión, derogar la legislación que menoscaba el trabajo de defensores de derechos humanos y respetar la autoridad del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

    Cuando hablan de las frecuencias de transmisión y un organismo autónomo, es una alusión clara a Conatel.

   Hemos leído, algunos párrafos del Documento que se puede encontrar en su totalidad en la página de Human Rights Watch: www.hrw.org

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes