Un vago se retira y no trabaja más

[sonido]https://soundcloud.com/6j86-producciones/nunca-trabajo-pero-ya-no-trabaja-mas[/sonido]

Informa la prensa británica que el Principe de Edimburgo Felipe se va retirar de sus actividades. Cuando leí la noticia lo primero que me pregunté fue ¿Y cuáles son las actividades del Príncipe Felipe? Más allá de ser el consorte de la reina de Inglaterra. En fin.

Este personaje que ya ha cumplido 95 años, va para 96, es un personaje que la gente lo mira con algún tipo de extrañeza, porque es un individuo racista, un patán. Y recientes producciones cinematográficas nos lo ha mostrado en una dimensión más humana, que no es precisamente grata.

En la película The Queen  de  Stephen Frears, queda francamente mal. A parte de que si la película está construida sobre el recuerdo de Lady Di, él la detestaba. Y con ello el público espectador que quería a la princesa lo detesto a él también.

Más recientemente la maravillosa serie de televisión The Crown, La corona, nos muestra al Príncipe Felipe en su juventud, cuando se casa y seduce a Isabel que luego sería Reina. Y ya desde ese momento el joven militar queda como el patán que siempre sería.

Va a cumplir este año 70 años de casado con la señora Isabel, la reina. Y de él se han escrito, por ejemplo, algunos libros:

Prince Philip: Wise Words and Golden Gaffes, Principe Felipe: Palabras sabias y metidas de pata de oro. Otro era cuando cumplió 85 años publicaron otro libro Duke of Hazard. Y aca lo que hacen es recordar algunas de las metidas de pata más destacadas.

Por ejemplo, leo esta reseña publicada en El País de Madrid:

El duque de Edimburgo es capaz de todo, como considerar que todo lo extranjero es raro y probablemente inferior. O catalogar a la gente con viejos estereotipos: los chinos destacan por sus ojos rasgados, los escoceses son borrachos, los nativos de Nueva Guinea son caníbales, los caribeños son piratas, los aborígenes australianos se matan a flechazos…(…)

En 1967, cuando se le preguntó si le gustaría visitar la Unión Soviética, contestó: “Me gustaría ir a Rusia mucho, aunque los cabrones asesinaron a la mitad de mi familia”. (…)En 1981, durante la recesión, reflexionó: “Todo el mundo estaba diciendo que debemos tener más tiempo libre. Ahora se quejan de que están en el paro”. (…)Durante una visita al Hospital Dunstable, en Luton (norte de Londres), saludó al personal médico y al hallarse delante de una enfermera filipina le dijo: “Filipinas debe estar medio vacío porque estáis todos aquí trabajando”.

Una de las meteduras de pata más sonadas de Felipe de Edimburgo fue en 2009 en presencia de Barack Obama. El presidente estadounidense le había dicho que ese día se había entrevistado con el entonces primer ministro Gordon Brown, el político David Cameron y Dmitri Medvédev, “¿Es que puede distinguir a unos de otros?”, le espetó.

En una fiesta organizada en Londres por la oficina de la Commonwealth (la mancomunidad de excolonias y protectorados del Reino Unido), el marido de Isabel II se dirigió a un sonriente invitado negro y le preguntó: “¿De qué exótico lugar del mundo procede usted?”. El interlocutor, que resultó ser lord Taylor de Warwick, le respondió: “Soy de Birmingham [ciudad del centro de Inglaterra]”.

Se va a retirar de sus actividades. La última actividad que realizó en el día de ayer fue, según leo acá en la prensa, asistir a la celebración de un Club de Cricket donde él es miembro vitalicio.

En fin. Tenía poco trabajo, ahora tendrá menos. Así son los sangre azul. Felipe de Edimburgo.

Compartir

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes