12 de febrero

[soundcloud id=’134416335′]

  Lila Vanorio, una de nuestras productoras, llegó tarde  hoy al programa. Y llegó tarde porque quedó atascada, como tantos caraqueños, en esa larguísima cola de tráfico en la autopista de Prados del Este, luego de la balacera terrible de la madrugada en la que la policía de Baruta abatió a los secuestradores. La victima del secuestro está bien, estable, pero fallecieron tres secuestradores y dos policías. Lila llegó cansada, agotada, estresada. Se sentó en el escritorio y lo primero que dijo fue una frase que todavía me está dando vueltas: “¡Que horrible tener miedo a tu cotidianidad!”.

  Y es verdad, a uno le da miedo el vivir, el mero hecho cotidiano de salir a la calle. Porque cualquiera de nosotros puede ser la victima en cualquier momento. Y así comienza, en medio de este desamparo, un día que ya de suyo parece que va a ser duro, grueso, largo.

  Hoy salen los estudiantes de las universidades nacionales a protestar en el Día de la Juventud. Y recordemos que la totalidad de las manifestaciones recientes, en todo le territorio nacional, se han originado por problemas de inseguridad, por problemas de violencia.

  El señor Cabello, Vicepresidente de la Asamblea Nacional, vicepresidente del partido de gobierno, capitán activo del Ejercito y ahora también moderador de televisión, advirtió que podría haber violencia en las marchas de este día miércoles, porque también saldría a manifestar una marcha oficialista encabezada nada menos que por le mismísimo Nicolás Maduro. Y uno entiende que puede haber amenazas de violencia por parte de alguien que lanza un programa de televisión con el título: “Con el Mazo dando”, que no es una frase precisamente para la conciliación ni para tendernos la mano.

  Estamos en tiempos muy complicados. Ayer hubo violencia de nuevo en Mérida, con saldo de estudiantes heridos, luego la arremetida feroz de los motorizados Tupamaros oficialistas en contra de los manifestantes. Todo el país está como en vilo en estos días. Todo el país está viviendo bajo una tensión muy particular.

  Y mientras en esas estamos y el gobierno no parece dar con las medidas indicadas para superar la tensión, la economía se lo devora todo. De manera eufemística, Últimas Noticias titula hoy: “La inflación anda terca – ¡Que broma con esa inflación que es tan terca y no obedece órdenes! -.  Inició en 3,3% igual que en enero del 2012. Pero lo que es terrible es que la escasez se ubicó en 28%, la cifra más alta desde el 2008”. En el diario El Mundo: “La inflación no cede. La anualizada ya está en 56%”. El índice de escasez, lo subraya El Universal, saltó a 28% en enero.

  Y en el largo mientras tanto, el gobierno, como decíamos, no atina a dar con las medidas pertinentes. Crece la escasez de todo tipo de productos. Los enfermos de cáncer atormentados. No hay material radioactivo, no se encuentran los productos cuando usted va al mercado. No se encuentra nada de nada.

  Y a todas estas el gobierno sólo responde con amenazas, amenazas y más amenazas. Amenazas por parte del Ministro Fleming, amenazas por parte de la señorita Tarazón. Y si usted como periodista va a cubrir los hechos, no solo no tiene papel, sino que ya Conatel acaba de soltar la peor de las amenazas: “El Directorio de Responsabilidad Social de Conatel se declaró en sesión permanente y difundió un comunicado en el cual advierten que los medios pueden incurrir en violación del artículo 27 de la Ley Resorte si cubren alguna manifestación”. Es decir, censura, ya censura abierta sin ambages ni disimulos. El Nacional lo destaca: “Conatel emitió un comunicado en el que considera de suma gravedad y al amparo de la Libertad de Expresión que algunos medios de espectro radioeléctrico realicen una cobertura mediática que podría o pudiese privilegiar la promoción de la violencia”. Después de esto pues usted entenderá que ningún medio radioeléctrico se atreverá a cubrir en vivo lo que está pasando.

  El editorial de hoy de Tal Cual, bajo el título “Los temblores del Gobierno”, con la firma de Fernando Rodríguez, finaliza de esta elocuente manera:

  “Nada de esto (refiriéndose a las medidas recientes tomadas por el Gobierno) pareciera la política más adecuada para sosegar al país y propiciar la gobernabilidad en momentos en que la tierra tiembla y pasan “cosas raras” (las “cosas raras” que acusó Cabello están corriendo entre los militares). Y finaliza el editorial: “Estas semanas pueden ser cruciales”.

Compartir

3 comentarios

  1. QUIERO EXPRESAR MI ETERNA GRATITUD POR SUS EXCELENTES EDITORIALES PORQUE ME MANTIENEN BIEN INFORMADO. HAY QUE SEGUIR PONIENDO EL DEDO EN LA LLAGA. USTEDES SON VALIENTES QUE DIOS LOS BENDIGA HOY Y SIEMPRE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes