La otra luz de Belén

“Esta noche es Nochebuena y mañana es Navidad”, así cantaba una muy alegre pieza navideña que aprendí en mi infancia. Mi infancia, como ya lo saben todos gracias a Conatel, transcurrió en México, donde el 25 es propiamente el día de la Navidad y es el día cuando se intercambian los regalos.

Nosotros en Venezuela nos adelantamos y hacemos que la Nochebuena sea la fiesta realmente importante. Se reúne la familia, y en familia se come nuestra multisápida hallaca, como le gustaba llamarla a Rómulo Betancourt.

Es un momento de cordialidad extraña, es, por fin, un momento de paz.

El año ha sido duro y difícil. Año de penurias, de violencia, de arrebatos políticos, de dificultades económicas de todo tipo. De carencias imperdonables en el mundo de la salud. Pero después del 6 de diciembre una luz distinta empieza a aparecer. Venimos de largos años caminando en un túnel que parecía no tener final, y esa lucecita ya empieza a alumbrar.

Se dice que en la noche de Navidad, una estrella refulgente brilló e iluminó el camino a Belén. Así, creo, es esa luz que desde el 6 de diciembre empieza ya a indicarnos el camino por donde vamos a ir avanzando, poco a poco.

Celebremos esta Nochebuena en familia, y como dice otra frase que aprendí también en mi niñez y que nunca he querido olvidar, Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.

¡Feliz Navidad!

Compartir

3 comentarios

  1. Que Dios me lo siga cuidando como hasta ahora lo ha venido haciendo, Feliz Navidad y siga así como va, que nada ni nadie me lo haga cambiar, y así como ud. a aprendido frases yo también aprendí esta, larga vida al Cesar Miguel Rondón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post recientes